martes, 3 de abril de 2012

Reinicio

Encontrar cosas extraordinarias muchas veces implica fijarse bien en lo ordinario. La verdad es que puedes hacer de tu vida diaria una gran aventura, siempre y cuando aprendas a dar valor a todas las cosas, tanto materiales como no materiales.

Es tan simple como tomar un objeto que te guste y mostrarlo, ya sea para ver qué tan bien se ve, qué tan bien se te ve o simplemente para fotografiarlo y comenzar a armar una buena colección de fotografías y videos que incluyan todo lo que te gusta ser, hacer y tener.

También lo extraordinario se puede encontrar muchas veces en frecuentar los lugares o los eventos que te gusten. Que realmente disfrutes esos momentos por el simple hecho de estar ahí.

Y sobre todo, cuando por fin determinas qué es lo que realmente quieres de la vida e inviertes todas tus energías para ir por ello, siempre siguiendo una ruta que te procure alegría.

Comer algo rico, estar en la dulce compañía de tu pareja, visitar un lugar que te fascina, comprar un objeto para el cual ahorraste dinero durante algún tiempo, encontrar ese sabor especial que tiene el ver con qué puedes combinar una de tus prendas favoritas, conocer algún lugar que te resulte asombrosamente bello, tener una plática fortuita con una persona de lo más agradable que te puedas imaginar, hacer algo que realce la belleza de tu casa... Vale la pena hacer una pequeña celebración por cada una de las cosas que haces en tu vida diaria. No importa qué tan pequeña o qué tan rutinaria sea. Muchas veces las cosas no son extraordinarias por sí mismas, sino por el valor que nosotros agregamos.

Tenemos muchas cosas qué tratar y vamos a reiniciar esta aventura. No importa si al principio no salió tan bien en el otro blog. Lo importante es que esto no pare nunca, porque hay muchas cosas en las que se puede encontrar placer, y vamos a tratar de enumerarlas todas.