lunes, 9 de julio de 2012

Comfort Food

Dentro de lo que es encontrar la manera de pasarse un rato agradable, sea como lo que hacemos diariamente o como lo hacemos cuando estamos en compañía de otras personas, una de las más comunes es comer.

Comemos en familia, con amigos o asistimos a alguna reunión en donde lo principal es comer. También se eligen los platillos de acuerdo con la ocasión.

Pero hay un tipo de alimentos que particularmente generan una sensación de bienestar, que nos hacen sentir mejor y que nos revitalizan. Es la llamada "comfort food".

La "comfort food" generalmente es un poco más informal y se sirve en ambientes más íntimos. Lo más común son los postres y los snacks, tales como pizzas, hamburguesas, pollo frito, helados, etc.

Sin embargo, hay otro tipo de alimentos, generalmente caseros, que aunque no son muy promocionados o utilizados para reuniones, generan una gratísima sensación de bienestar. El más común es el caldo de pollo, la comida que se usa típicamente para ayudar a que los enfermos se alivien. Puede ser también cualquier tipo de sopa caliente. Pero también es normal que sean sandwiches o pastas, pues son platillos fáciles de comer y generalmente ricos en carbohidratos. Los carbohidratos son vivificantes y esto es lo que genera el bienestar, aunado al hecho de que son alimentos fáciles de comer y con una consistencia y sabor agradables.

La "comfort food" consiste en ese tipo de alimentos que te gusta comer cuando vas a casa de tu madre o que te gustaría comer si has tenido una dura jornada de trabajo. Es esa comida que te quita el frío o el cansancio, o incluso te cae bien si, por ejemplo, estás acalorado y se trata de una pasta seca que se sirva en frío. En invierno y días lluviosos es común eque se sirva una sopa de sabor fuerte acompañada de un sandwich con abundante queso. O un espagueti a la boloñesa con albóndigas y un poco de verdura, o un buen wrap. Lo más importante es que dichos alimentos quiten el cansancio o cualquier otro tipo de malestar.

O si son postres o snacks, que se sirvan en medio de una reunión en la que estás a gusto y te sientes bien en compañía de tus amigos o familiares. Comer pizza ayuda mucho a que la gente estreche lazos afectivos dado que por lo general hay qué interactuar con las personas por el hecho de estar pidiendo y dando rebanadas.

Cuando tengo un plan o un proyecto que implican jornadas de trabajo más largas, no hay como un delicioso club sandwich con papas a la francesa (caseras) cuando llego a casa después de que he conseguido mis objetivos y me siento satisfecho, pero exhausto. Si es con la compañía de algunos de mis colegas, la sensación será mucho mejor.